Cultura de Paz

La Cultura de Paz es el conjunto de valores, actitudes y comportamientos que reflejan el respeto de la vida, de la persona humana y de su dignidad, de todos los derechos humanos; el rechazo de la violencia en todas sus formas y la adhesión a los principios de democracia, libertad, justicia, solidaridad, cooperación, pluralismo y tolerancia, así como la comprensión tanto entre los pueblos como entre los grupos y las personas sin importar sexo, etnia, religión, nacionalidad o cultura.

ANTECEDENTES
En la posguerra, después de la terrible devastación de la 2da. Guerra Mundial, se funda la Organización de la NACIONES UNIDAS en 1948, como un espacio de reunión de los países asociados para hablar y comunicarse sin llegar a la guerra.
Se establece un dialogo internacional y entre 1948 y 1950 las Naciones Unidas van construyendo y aumentando sus bases de entendimiento en un espacio político, a través de las distintas agencias que se crean, para atender diferentes temas que hacen al bien común de la humanidad tales como UNICEF, dedicada a la niñez, UNESCO, a la educación, la ciencia y la cultura, la FAO, a los alimentos y muchas otras, son 16 en total.
Se decide el lugar de la sede y los Estados Unidos presionan para que sea en su territorio y aporta un gran capital para ello.
Se crea el primer instrumento universal en DERECHO INTERNACIONAL.
LA DECLARACION DE LOS DERECHOS HUMANOS UNIVERSALES, la Comisión encargada de su redacción fue presidida por Eleonor Roosevelt. En ese momento todavía se tenía como definición de paz: un concepto negativo, la paz era “no guerra, no conflicto, no ejércitos armados, listos para combatir al otro, al menor incidente”.

EVOLUCION
En cambio ese concepto al pasar los años se fue transformando a medida que los pueblos tuvieron otras necesidades, alejadas del miedo y pesadilla de la guerra, en una PAZ POSITIVA, de bienestar general de búsqueda del bien común, (se recordó el Contrato Social de Rousseau).
Una aspiración a que todos tengan trabajo, jubilación, derechos no solo políticos sino con cultura, salud, educación, desarrollo social, convivencia interreligiosa.
Hay una PAZ ESPIRITUAL de cada persona que nos lleva a proyectar actividades exteriores muy importantes para lograr la PAZ SOCIAL, por medio del compromiso, la solidaridad, la responsabilidad. Los valores permanentes de respeto a la libertad y al derecho del otro que solo es posible lograrlo en un ambiente sin conflictos y de convivencia pacífica.
Los budistas hablan de paz interior, pero cuando hay hambre, violencia, no arreglo nada sino socializo esa paz y me involucro con mi entorno para contribuir a remediarlo, de acuerdo a las posibilidades de cada uno.
Desde 1960 a 1970 hubo una primera generación de pioneros de la PAZ POSITIVA. La segunda generación se formo a través del concepto de que la Paz no se consigue sin el desarrollo pleno de los DERECHOS HUMANOS y en cada región del planeta se dio énfasis a una definición de paz , de acuerdo a la situación política vivida en sus territorios.

En la práctica, la cultura de paz está estrechamente relacionada con el desarrollo de una cultura de la democracia. Los procedimientos democráticos y los sistemas equitativos de gobierno aseguran el desarrollo de una paz duradera; su creación constituye un paso fundamental en el camino hacia una cultura de paz. Los programas nacionales actúan para restablecer la confianza de las poblaciones en las instituciones públicas mediante campañas de información y educación que les permiten una mejor comprensión de los mecanismos y funciones democráticas de sus gobiernos.

En el Hemisferio Norte, América del Norte y Europa: PEACE EDUCATION , basada en su experiencia en guerras y enfrentamientos.
En el Hemisferio Sur: América del Sur, Africa y Asia: prevalece el concepto de DEMOCRACIA Y PAZ. Por lo tanto se basa la Educación de la Democracia, la Paz y los DDHH . En América del Sur (1960 al 85), por las oleadas de dictaduras y en América Central por las guerrillas internas.

En 1960 las Naciones Unidas creó la UNIVERSIDAD DE LA PAZ en Costa Rica, por ser el único país que no estaba en guerra. Es  el Instituto Interamericano mas importante sobre DDHH. Tiene solo 250 alumnos, deben ser profesionales universitarios y realizan allí un Master. Esta situada a 30 km. de San José de Costa Rica, es territorio norteamericano el área de la Universidad y el idioma es el inglés.

Durante los primeros años de la década de los noventa se hizo evidente la necesidad de un nuevo enfoque para que la UNESCO pudiera contribuir efectivamente a los esfuerzos de las Naciones Unidas por la paz. En octubre de 1992, el Consejo Ejecutivo de la UNESCO en su 140ª reunión debatió un programa operacional para la promoción de una cultura de paz. Colocado en el marco de Una agenda para la paz que acababa de ser formulada por Boutros Boutros-Ghali, Secretario General de las Naciones Unidas.

En febrero de 1994, el Director General creó la Unidad del Programa Cultura de Paz bajo su directa dependencia, asignándole las siguientes funciones:

1. Coordinar el perfeccionamiento de una metodología para el fortalecimiento de una cultura de paz mediante la reflexión, la investigación y la evaluación;

2. Desarrollar programas nacionales y subregionales de una cultura de paz;

3. Ofrecer un enfoque integrado a las acciones de las diversas unidades y oficinas regionales de la UNESCO que contribuya a la promoción de una cultura de paz;

4. Coordinar estas acciones con las del sistema de las Naciones Unidas y las organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales.

Para tener paz: Debe haber gobiernos democráticos.

Si la mente del hombre fue capaz de crear una “cultura de guerra”

debería ser capaz de crear una “cultura de paz”

Albert Einstein

Medio Ambiente y Cultura de Paz

En la época actual, hay ciertos temas sobre los cuales la sociedad demanda una atención prioritaria: la violencia, la escasa práctica de valores éticos básicos, la discriminación, el racismo y la destrucción del medio ambiente. En los diversos ámbitos de concentración humana, donde se desarrollan actividades sociales, académicas o políticas, se hace referencia con elocuencia y esperanza sobre la ciudadanía, la educación ambiental y la educación para la paz.  Es por ello que tenemos que posibilitar a la comunidad educativa, desde el aula, el entendimiento y la sensibilización ante estos problemas, para que los niños y jóvenes sean capaces de emitir juicios críticos respecto a ellos, y competentes para adoptar actitudes y comportamientos basados en valores racionales y libremente asumidos, como bases para crear una cultura ecológica
y llegar a un proceso de ecohumanismo.
Hoy más que nunca se hace necesario que los y las estudiantes sean los promotores y constructores de la paz y convivencia con la naturaleza, porque esta generación será la responsable, conductora y propulsora de las grandes políticas, que han de dirigir el destino de la sociedad  en su conjunto.

La UNESCO propone edificar la paz desde cuatro escenarios: la Educación, la Ciencia, la Cultura y la Comunicación.
Y eso es lo que nosotros nos proponemos hacer, dentro de nuestras posibilidades, y a partir de la implementación de programas que tengan como ejes promover la cultura de paz, por medio de la educación, y la participación ciudadana en distintos sectores de la comunidad.

En la construcción de una cultura de paz es de gran importancia prevenir los conflictos atacando sus  causas mediante el diálogo y la negociación; reconocer la igualdad de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres; así como la libertad de expresión, opinión e información.

Para que nosotros mismos y las generaciones venideras podamos cosechar los frutos de esta Cultura de Paz, debemos actuar desde ahora. Es preciso:

  • Fomentar la educación para la paz, los derechos humanos y la democracia, la tolerancia, y la comprensión internacional;
  • Proteger y respetar todos los derechos humanos, sin excepción alguna, y luchar contra toda forma de discriminación;
  • Promover los principios democráticos en todos los ámbitos de la sociedad;
  • Vivir la tolerancia y la solidaridad;
  • Luchar contra la pobreza y lograr un desarrollo sostenible en provecho de todos, capaz de proporcionar a cada persona un marco de vida acorde con la noción de dignidad humana;
  • Proteger y respetar nuestro medio ambiente.

“NO HAY CAMINOS PARA LA PAZ, “LA PAZ ES EL CAMINO”

Mahatma Ghandi

 

 

Dialogo Ciudadano OEA Bandera de la Paz